fbpx

La fotografía de recién nacido: El arte de fotografiar bebés – Yadira C Fotografía

Fotografiar bebés es todo un arte, sobre todo si hablamos de recién nacidos. No te creas que es fácil trabajar con estas personitas que recién llegan al mundo. Cada uno tiene su carácter y lo mismo llegan dormidos y te dejan hacer de todo, que se ponen rebeldes y se te complica la sesión. Aún así es muy importante tener un flujo de trabajo y un orden que te haga sentir cómoda mientras realizas el reportaje y de eso  quiero hablarte hoy. Sobre cómo planifico mi sesión de fotos newborn  y cómo la llevo a cabo.

Lo primero de todo es planificar antes del día de la sesión. Cuando preparo todo, siempre tengo en cuenta los gustos de los papis, si me dijeron un color preferido o uno que no les gustara, si querían una pose en concreto o un escenario en particular. Para mí es super importante complacerte y siempre que esté en mi mano y forme parte de mi forma de trabajar y mi estilo, no tengo problemas en hacer el tipo de fotos que me pidas. Es  cierto que siempre aviso a los papis de que solo trabajo con mi atrezzo. No te imaginas la de veces que me han traído un gorrito enorme, o una diadema que  no tiene nada que ver con las  que suelo usar. En el estudio tengo tanto atrezzo, tanta ropita y complementos chulos que no es necesario que traigas nada para que tengas esas fotos que tanto te gustan.

El mismo día la sesión preparo el estudio con los diferentes escenarios y complementos a usar. De esta forma puedo visionar todo el reportaje y anticiparme a los contratiempos que puedan ir surgiendo. Siempre tengo a mano empapapadores para usar debajo de las mantitas, jabón, papel y toallitas para la higiene y varios cambios para cada pose. De esta forma, no tengo que separarme en ningún momento del bebé, pero en caso de que tenga que hacerlo, siempre le pido a los papis que se queden a su lado. La seguridad es lo más importante durante la sesión de fotos.

Casi siempre la primera pose que realizo es la del bebé envuelto y boca arriba. Envolverlos los ayuda a relajarse y a dormirse. Les recuerda cuando estaban en la barriguita de su mami. Poco a poco voy retirando el wrap  voy cambiando la pose para tener fotos variadas y diferentes.

Después paso a trabajar en el puff, que nos permite muchas poses e incluso cambiar el color de la foto por completo. Lo ideal es colocar primero tres o cuatro mantas que me sirven para suavizar los bordes que se forman cuando uso los posicionadores que me ayudan a acomodar la pose. Luego coloco las mantas que se verán en la foto, intercalando entre ellas empapadores.  De esta forma, si hay algún escape, no tengo que cambiarlo todo. Ya sabes que si le quitas el pañal a un bebé, escapes habrá y varios, por eso es mejor tenerlo todo controlado y previsto.

No siempre los bebés recién nacidos aceptan el cambio de pose sin despertarse, pero el truco está en moverlos muy despacio y nunca nunca forzarlos. No todas las poses son para todos los bebés y ellos siempre nos indican con gestos y movimientos con cuales se sienten más cómodos. Solo hay que saberlos “escuchar”.

Suelo terminar siempre con alguna pose del bebé boca abajo en una cestita. En este caso, estábamos en navidad y a los papis les hacía mucha  ilusión una foto alegórica como recuerdo. A mí esta me encanta y te aseguro que a los papis también.

Después de varias horas de sesión y algunos cambios, el bebé puede estar intranquilo, así que nada mejor que acabar en los brazos de mamá y papá. No hay nada más tranquilizador que un buen abrazo, no crees? 

Espero haber explicado con claridad cómo llevo a cabo este trabajo tan bonito que es fotografiar bebés. Si tienes cualquier duda, por favor, escríbeme usando este formulario y si lo que quiere es ver más fotos bonitas, visita mi galería de fotos newborn, que estoy segura te gustará.

Deja un comentario

Cerrar menú