fbpx

Cuando llega un bebé recién nacido a nuestras vidas – Yadira C Fotografía

Cuando llega una bebé recién nacido a nuestras vidas sentimos tantas emociones y sentimientos encontrados que nos cuesta ponerlos en palabras. Todo el tiempo de espera, esos meses sintiéndolo dentro crecer, moverse, tantos miedos… Su llegada supone el inicio de un viaje que siempre será, como mínimo, de dos.

Cuando nace nuestro bebé, nos espera una etapa difícil. No nos engañemos. Nos quieren hacer creer, nos venden, que la maternidad y la paternidad es un camino de rosas, que podemos con todo, que el cansancio y la frustración no están permitidos y nada más  lejos de la verdad. Si has tenido ya un hijo sabes de lo que te hablo.

Los bebés recién nacidos no vienen con un manual y muchos menos con un botón de apagado. Nos necesitan a toda hora, dependen de nosotros al 100% y eso es algo que nos une a ellos con un hilo invisible e irrompible.

Claro que hay momentos malos, de desespero, de sueño, de agotamiento físico y mental, pero no por esos somos menos fuertes ni estamos peor preparados. Tener un hijo agota. Estar alerta las 24 horas del día agota y muchas veces frustra. Es parte de ser madre y padre. Es la nueva vida que hemos decidido vivir, porque si estamos en este punto, es porque lo hemos deseado con todas nuestras fuerzas y estamos felices de haberlo conseguido.

Un hijo es el regalo más bonito que nos da vida. Es el motor de todos nuestros sueños, el que nos empuja hacia adelante, el que nos impide pàrar en los momentos malos. 

Porque cuando nos mira y nos abraza se nos abre el cielo. Cuando nos dice “mamá” y “papá” por primera vez, volamos y cuando nos dice ” te quiero” sentimos que no hay amor más grande que ese.

Esta entrada tiene 2 comentarios

    1. Muchas gracias!! Trabajar con recién nacidos es maravilloso. Creo que aceptamos una gran responsabilidad cuando los padres nos confían a sus bebés y eso me hace muy feliz.

Deja un comentario

Menú de cierre
×