ESPERANDO A IZAN

Me gusta mucho fotografiar embarazadas. Me recuerda cuando yo misma esperaba y debo reconocer que es una etapa de mi vida que viví con mucha plenitud y emoción.

A esta familia  me la llevé a la playa y no importaron los pies helados, los nenes rebosados de arena ( el fotografiado y los míos) ni el frío que se me colaba a través de la ropa, en cuanto me tiraba en el suelo. Lo pasamos muy bien y nos reimos mucho, así que las fotos fueron saliendo solas. Claro que nuestro mediterraneo siempre acompaña y convierte el entorno en el mejor decorado.

Leave a reply